Honduran Women’s Manifesto of Rebellion

Traducción desde: http://hondurasresists.blogspot.com/2019/07/the-coup-detat-transformed-into.html?m=1

In the rebel Garífuna territory of Vallecito, Iriona, Colón, Honduras, surrounded by elements of nature that nourish life and hope, 1,200 women and approximately 350 children gathered and embraced each other with life and words, arriving from Choluteca, El Paraíso, Copan, Olancho, Valle, Francisco Morazán, Gracias a Dios, Colón, Yoro, Cortes, Atlántida, Intibucá, Lempira, La Paz, Comayagua, and Santa Bárbara.We felt ancestors Margarita Murillo, María Enriqueta Matute, Berta Cáceres, Magdalena Morales and aunt Macucu with us in all of our actions as spirit, as thought and as strength. We felt the energies of our peoples, of the Tolupán, Lenca, Misquito, Garífuna, Pech, Maya Chortí and all other peoples in struggle, coming together after ten years of the coup d’état and the resistance of the Honduran people, of the women of Honduras.The gathering salutes the strength and rebelliousness of women, those present, those who could not come, and those who are no longer physically with us. Despite the wounds and pains from violence and oppression visited upon our bodies, territories and organizing processes, we have enormous conviction and dedication to continue thinking, creating and acting together.The strength of the worldview of indigenous peoples was present and manifested through spirituality, wisdom, experiences of resistance and forms of relating to nature and life. Through debate and conversations during meals, breaks, and work, we assembled these words, which we now share.

The coup d’état transformed into a dictatorship and continues to deepen the extractive model that threatens the livelihood of women and indigenous peoples. This is a regime that plunders the common good, identities, bodies, wisdom, spirituality; that is sustained by corruption, impunity, drug trafficking, militarization, persecution, criminalization of our sisters who struggle throughout the territories of Honduras.We are living through an humanitarian crisis produced by that plunder, which cruelly and clearly creates the migrant exodus by our sisters and brothers, an exodus which empties our territories, with disastrous results for our people and the community social fabric, benefiting the extractive projects that have less and less opposition to confront.We call upon all of us to respond to the urgent necessity of reclaiming and multiplying autonomous practices and envisioning sovereign alternatives that are anti-patriarchal, anti-racist, inclusive and diverse, due to the evident failure of masculine exercise of power based on the colonial electoral democratic model, which threatens women and indigenous peoples.

The increasing normalization violence against the bodies of women worries us. Our bodies become a territory for the expression of machista and hetero-patriarchal culture and frustration, often perpetrated by men from the social movements and exacerbated by the increase in militarization and religious fundamentalism. The role of women in the struggle has been at once set back and strengthened, with better political clarity, wisdom, ability to mobilize and inspire in diverse struggles where we have been putting forth our thought, voice, bodies and action. No violence will hold us back.From this gathering, we commit ourselves to continue coming together in collective rebellion, to embody each other’s struggles and to envision a Honduras without dictatorship, with autonomy and sovereignty for the people, for women.After 10 years of the coup, we continue to struggle together.For a Honduras without dictatorship.Vallecito, Iriona, Colón, Honduras, June 29th, 2019

Manifiesto Rebelde de Mujeres Hondureñas

En el rebelde territorio garífuna de Vallecito, Iriona, Colón, Honduras, con la presencia de los elementos de la naturaleza que hacen crecer la vida y la esperanza de quienes caminamos para llegar al encuentro, donde más de 1200 mujeres y aproximadamente 350 niñas y niños fueron abrazadas por el encuentro como la continuidad de la vida y la palabra provenientes de Choluteca, El Paraíso, Copan, Olancho, Valle, Francisco Morazán, Gracias a Dios, Colón, Yoro, Cortes, Atlántida, Intibucá, Lempira, La Paz, Comayagua, Santa Bárbara.

Con la presencia ancestral de Margarita Murillo, María Enriqueta Matute, Berta Cáceres, Maudalena Morales y tía Macucu, que en un sólo espíritu, pensamiento y fuerza nos acompañan en todas las acciones. Se hicieron sentir las energías del pueblo Tolupán, Lenca, Misquito, Garífuna, Pech, Maya Chortí, y de los pueblos en lucha nos juntamos a diez años del golpe de estado y de la resistencia del pueblo de Honduras, de las mujeres de Honduras.

El Encuentro saluda la fuerza y rebeldía de las mujeres, las que estamos presentes, las que no vinieron, las que no están físicamente. Reconocemos que a pesar de las heridas y dolores de la violencia y opresión que impactan en los cuerpos, territorios y procesos organizativos, tenemos la enorme convicción y decisión de continuar pensando, creando y haciendo juntas.

La fuerza de la cosmovisión de los pueblos indígenas estuvieron presentes y se expresaron en las espiritualidades, las sabidurías, experiencias de resistencia y formas de relacionamiento con la naturaleza y la vida. En debate y conversaciones durante los espacios de comidas, descansos, trabajo fuimos juntando nuestras palabras comunes que compartimos ahora.

El golpe de estado, convertido en dictadura, profundiza el modelo extractivista que atenta contra los proyectos de vida de las mujeres y los pueblos, un régimen de despojo de bienes comunes, identidades, cuerpos, saberes, espiritualidades que se sostiene por la corrupción, impunidad, narcotráfico, militarización, persecución, criminalización de nuestras compañeras que luchan en todos los territorios de Honduras.

Vivimos una crisis humanitaria, producto de ese despojo, que se expresa de manera cruel y contundente en el éxodo migratorio de nuestras hermanas y hermanos provocando el vaciamiento de los territorios que ha generado un terrible impacto sobre las personas y el tejido social comunitario y favorece que los proyectos extractivos encuentren cada vez menos oposición.

Nos llamamos a la urgente necesidad de recuperar y multiplicar las prácticas de autonomía existentes y plantear alternativas soberanas antipatriarcales, antirracistas, inclusivas y diversas, debido al evidente fracaso del ejercicio del poder masculinista basado en el modelo colonial democrático electorero, que atenta contra las mujeres y los pueblos.

Vemos con preocupación el aumento de las violencias normalizadas contra los cuerpos de las mujeres que se convierten en un territorio donde queda marcada la frustración de una cultura machista y heteropatriarcal, protagonizada muchas veces por hombres del movimiento social, y alentada por el incremento de la militarización y el fundamentalismo religioso. Es cierto que se ha retrocedido, pero a la vez se ha fortalecido el papel de las mujeres en la lucha con mayor claridad política, conocimiento, capacidad movilizadora y avivamiento de diversas luchas donde han estado colocando de frente su pensamiento, su voz, sus cuerpos y su accionar. Ninguna violencia va a detenernos.

Desde este encuentro nos comprometemos a seguir juntándonos en rebeldía colectiva, acuerpar las luchas de todas y repensar una Honduras sin dictadura, con autonomía y soberanías populares y de las mujeres.

A diez años del golpe, seguimos luchando juntas.

Por una Honduras sin dictadura.

Vallecito, Iriona, Colón 29 de junio del 2019

Llamada primera

Camino hacia Vallecito, Colón

Aun encima del olor a gases y pólvoras de muerte, del polvo que se levanta en el paso de los camiones llenos del bosque y las máquinas que profanan las comunidades, reconocemos el fresco aroma a esperanza que nos convoca.

Venimos de lejos, muchas de las nuestras ya no están y otras esperan a brotar de las semillas de la rebeldía sembrada en cuerpos y territorios de esta tierra que amamos y llamamos Honduras.

En colores diversos de la tierra y los soles las mujeres que nos encontraremos en Faya, (Vallecito) Colón, nos vamos a caminar la tierra indómita del pueblo garífuna que trabaja duramente para recibirnos, y vamos a poner nuestra intención de fuerza y trabajo con ellas y ellos.

En cientos de caras que se han encontrado en caminos y movilizaciones, reuniones y aldeas, encuentros y talleres algunas mujeres que andamos en luchas nos vamos a reconocer, acuerparnos, saber de nuestras experiencias, escucharnos y tomar la voz y la lucha de las otras para tenerlas en las nuestras.

Estaremos conmemorando el 28 y 29 de junio un golpe de estado que cumple diez años de dolor, rabia, resistencia y colectividad de mujeres y pueblos. Juntas bajo la memoria, el conocimiento, las preguntas, los distintos entendimientos, la rabia antipatriarcal y antirracista nos vamos a dar las manos y los pensamientos que se han juntado en una década para que el hacer de todas sea como una enorme hamaca de colores en las que pueda descansar la confianza y la fuerza común aunque nuestras formas, objetivos y motivos para luchar sean diferentes.

Estamos contra la dictadura que ahora secuestra a este país, pero no sólo eso sino que estamos contra el capitalismo voraz que va más allá de este régimen y encarcela la soberanía de nuestros territorios, nos posicionamos contra el racismo que despoja de tierras y conocimientos a los pueblos y contra el modo de vida patriarcal que por siglos ha asesinado, violado, negado y torturado mujeres en todas partes. No es de ahora nuestra lucha ni se detiene aquí. Este es un alto en el camino para mirarnos y darnos palabras de aliento y reflexión. Caminamos hacia ese destino.

Ejes sobre los que estaremos hablando y compartiendo en diversos momentos

  1. Democracia y poder.
  2. Migración y desplazamiento forzado.
  3. Autonomía y experiencias de resistencia.
  4. Régimen extractivista, militarismo, despojo y criminalización contra defensoras y luchadoras.
  5. Violencias contra las mujeres, femicidio, violencia sexual contra mujeres y niñas, desaparición, violencia dentro de los movimientos sociales, violencia psicológica y cultural: se trabajará con los cuerpos. Datos de femicidio. Derechos sociales y economicos de las mujeres.
  6. Racismo, movimientos y formas de gobierno.

Combinaremos discusiones con intercambios de experiencias, talleres vivenciales, conversas, ceremonias espirituales, acciones de arte y cultura, propuestas de trabajo corporal y lúdicas. Lo más importante estaremos con nuestro cuerpo y palabra, historia personal y experiencia colectiva en intercambio para reforzar los vínculos de la comunidad de mujeres que nos convocamos y que logramos llegar a esta convocatoria.

LETANÍA DE SUPERVIVENCIA

Audre Lorde

Para aquellas personas que vivimos en la orilla

sobre el filo constante de la decisión,

cruciales y solas,

para quienes no podemos abandonarnos

al sueño de la elección,

a quienes amamos en los umbrales,

mientras vamos y volvemos,

en las horas entre amaneceres,

mirando hacia dentro y hacia fuera,

al tiempo antes y después,

buscando un ahora que pueda alimentar

futuros,

como el pan en la boca de las personas pequeñas,

para que sus sueños no reflejen

la muerte de los nuestros:


Para aquellas personas de nosotras

que fuimos marcadas por la impronta del miedo,

esa línea leve del centro de nuestras frentes,

de cuando aprendimos a temer mamando de nuestras madres

porque con este arma,

esta ilusión de que podría existir un lugar seguro,

los pies de plomo esperaban silenciarnos.

Para todas nosotras personas,

este instante y este triunfo:

supuestamente, no sobreviviríamos.


Y cuando el sol amanece tememos

que no permanezca en el cielo,

cuando el sol se pone tememos

que no vuelva a salir al alba,

cuando nuestro estómago está lleno tememos

el empacho,

cuando está vacío tememos

no volver a comer jamás,

cuando nos aman tememos

que el amor desapareza,

cuando estamos en soledad tememos

no volver a encontrar el amor,

y cuando hablamos

tememos que nuestras palabras

no sean escuchadas

ni bienvenidas,

pero cuando callamos

seguimos teniendo miedo.


Por eso, es mejor hablar

recordando

que no se esperaba que sobreviviéramos.


-Audre Lorde (The Black Unicorn, 1978)

Traducción de: Michelle Renyé

Algunos aspectos de logística importantes para disfrutar al máximo nuestros días juntas son los siguientes:

  1. Vallecito esta ubicado a dos horas de Bonito Oriental, el camino es de tierra y en algunas zonas la señal de celular Tigo se pierde y en la comunidad no hay buena recepción de Claro por lo que tienen que ir preparadas para soltar el celular por unos días.
  2. En la comunidad no se cuenta con servicio de energía eléctrica pero contamos con planta y se conectará por las noches en un horario entre las 6:00 a 10:00 pm es importante que puedan llevar una linterna de mano para moverse con mayor tranquilidad.
  3. Por ser una zona en la que hay mucha vegetación nos vamos a encontrar acompañadas de mosquitos, zancudos, y otros insectos que en algunos momentos harán notar su presencia si pueden llevar repelente les aseguramos que su cuerpo lo agradecerá y si es orgánico mucho más.
  4. Dormir bajo el cielo de Vallecito es una experiencia maravillosa y para que lo sea mucho más es necesario que todas llevemos nuestra sabana y cubre colchón, dormiremos en espacios colectivos y en colchonetas así que las que cuenten con tiendas de campañas y puedan llevarla será buena idea.
  5. Hay baños y agua suficiente para nuestro aseo personal pero es necesario que llevemos nuestra toalla, jabón y todo lo que necesitemos para ese momento refrescante, ya sea en la mañana o en la noche y si prefieren no bañarse también esta bien.
  6. Pensamos tener espacios para trabajar con el cuerpo por lo que sería importante que llevemos ropa cómoda y zapatos cerrados para las caminatas por el territorio.
  7. Igual que la luna, el sol nos alumbrara con fuerza así que hará falta un protector solar para las que tienen la piel sensible.
  8. La comida será en olla común y por esos días nos olvidaremos de cocinar pues cocinaran compañeros de la OFRANEH, cada una recibirá un plato, un baso y cubierto el cual tendremos que lavar y cuidar hasta el último día del encuentro.
  9. Y algo muy importante en Vallecito se procura usar lo menos posible el plástico por lo que pedimos que en la medida de lo posible nos abstengamos a usarlo, y si lo hacemos hacernos cargo de nuestra basura.
  10. Necesitamos que cada una pueda traer una piedra mediana de un río o de tu comunidad para usarla en la mística del encuentro y luego dejarla en Vallecito.
  11. Y por último las invitamos a llevar algo de comer de su comunidad para compartir en el encuentro o con la comunidad de Vallecito, será bienvenido.

Este 28 y 29 de Junio, las mujeres nos vamos a encontrar en Vallecito, Cólon.

Vallecito un territorio liberado del pueblo Garifuna, un territorio en resistencia del pueblo Garifuna.

Nos vamos a encontrar las mujeres de todos los sectores del país, convocadas y autoconvocadas para discutir y analizar que nos ha dejado este golpe de estado que hoy día estamos a 10 años.

También nos convoca la necesidad de acuerparnos como mujeres de todos los sectores. Pero también nos convoca la necesidad de construir una Honduras mejor, una Honduras para un futuro de las nuevas generaciones. Seguras de que no es normal y que no vamos a aceptar que esta Honduras desaparezca, que esta Honduras en la cual cada día salen los jóvenes, sale la gente hay un proceso de vaciamiento del territorio hondureño y es por eso que las mujeres decimos que vamos a reunirnos para pensar, analizar pero también para accionar, para construir pasos hacia el futuro de esa Honduras que necesitamos construir las mujeres por eso nos vamos a encontrar.

Este 28 y 29 de junio en este gran acuerpamiento de mujeres, en esta gran encuentro de mujeres de todos los sectores, para decir sí! Necesitamos construir una Honduras diferente.

Barauda.

¿Por qué este encuentro de mujeres?

Quiero ver los rostros de las compañeras que han seguido en esta resistencia, porque quiero abrazarlas y decirles que aquí estoy con ellas para seguir en esta lucha, porque quiero sentir que nuestra lucha sigue a pesar de la represión y de las compas que ya no están, porque me duele ver que las juventudes están siendo oprimidas y es urgente trazar nuevas formas de lucha, sostenidas desde el amor, el respeto y la conciencia de construir otro país. Dilcia Zavala